lunes, 10 de febrero de 2014

Baila, baila, baila

He terminado un par de libros en lo que va del año...

 La verdad sobre el caso Harry Quebert de joël dicker. Es un libro estupendo, te atrapa, su lectura es muy dinámica y todo el tiempo te tiene con el "ahh ya se quien fue" y al siguiente capitulo tu crees que no y es otra persona. Pero no solo juega con el "¿Quien fue?, sino que también te mantiene con el ¿Porque?.  Debo decir que al final jamas pensé que el ¿porque? fuera el que mostraron.

El segundo libro fue el que le da titulo a esta entrada Baila, baila, baila de Haruki Murakami; al principio interesante, luego algo tonto, pero después me gusto y a su final le doy un Meh... sip así de baba. Sin embargo el libro me dio que pensar y creo que eso solo sucede con los buenos libros aunque el final sea soso.

Últimamente me he estancado, no quiero nada, no pienso nada, no me importa nada. Se que parte de este estado de animo es consecuencia de la salud de mierda que tengo, cada vez que mis niveles de glucosa están hasta la madre entro en un estado mental vegetativo - contemplativo.

No es que no haga cosas, trabajo, salgo, me divierto del modo que mi cabeza sabe que debe ser mi diversión normal. Pero si por un segundo quedo quieta, por ejemplo los fines de semana, nada me interesa y todo lo que hago es leer, leer hasta que se me olvide que existo. Luego vuelvo en mi y me da lo mismo ser o no ser.

Y entonces el domingo que termine el libro me dije: Mi misma, ¿y si bailar es la solución?, moverme aunque no quiera, aunque no tenga idea de a donde.

Si algo se, es que la vida siempre me empuja, en lo que va del año he echo, reencontrado y descubierto mas de lo que pensaba, también he regresado a viejos hábitos que creí superados pero bueno una cosa por otra.

Para ser apenas febrero el año ha sido agitado a pesar de que no me muevo... veamos a donde me lleva el bailar.

Publicar un comentario