domingo, 12 de marzo de 2017

En estos momentos

Que difícil es cambiar, hay tanto mal en mí, que los pasos que he dado no se logran notar; me aplaudo cada paso y al mismo tiempo una parte de mí no deja de enlistar todo lo que aún no he logrado superar.

La lista crece y mis pasos se vuelven lentos y torpes, el peso de lo que fui me gana. Saber lo que soy y deseo ser parecen tan efímero que aferrarse a ello es tan difícil.

Es por eso que a veces olvido lo adulta que soy y regreso a ser esa chica sofocada en si misma que solucionaba todo odiándose más de lo que debía; y esto sonara tan triste y patético -como la chica sofocada que fui- pero lo escribo, porque quiero que mi yo del futuro recuerde que se siente cambiar, por si algún día se vuelve a sentir asi no olvide que solo es el sabor del primer paso a ser lo que ella quiere ser.

¿Que sería mi vida?, si ser yo no tuviera un sabor agridulce.


P.D. Yo del futuro, recuerdas esta canción?




Publicar un comentario en la entrada