domingo, 11 de mayo de 2014

34

Y hemos cumplido 34, un año mas cerca de la muerte... gracias a Cthulhu.

Tuve la típica reunión de borrachos treintones, pero con el plus de que esta vez lleve a mi hermanita postiza de 21 años, encargada de cuidar de que yo no haga alguna estupidez de borracha. La pase muy bien hasta creo que las 2am, después de un misterioso tequila ya no recuerdo mucho pero la fiesta termino a las 4 am, con bellos regalos, buenos amigos y una mega cruda al día siguiente.

Lo bueno es que mi madre ya esta acostumbrada que el día de las madres siempre la felicite cruda y con cara de muerto fresco y como trabaje en mi cumple, juntamos los dos festejos e hicimos unas carnes asadas en casa, de esas parrilladas que duran 12 horas. Como es día de las madres pues ya estoy acostumbrada que mis amigos no lleguen, pero la pase genial, llego nidia que es la encargada oficial de aventarme en mi casa después de las borracheras y mi super amigocho nacho que como siempre tubo que sufrir con la tortura del atiborramiento, no se, siempre que va a la casa intento alimentarlo hasta las nausias... no lo puedo evitar :p

Como chica materialista aquí debería poner mis regalos, pero como chica floja que también soy, aun no tengo bajadas las fotos así que ni pedo.

Quiero que los 34 sean como mis 27, en el sentido que marquen mi vida. Los 27 los marco porque a partir de ese momento mi salud se fue a la mierda, los achaques, la insulina, los doctores, los análisis de sangre, joderse la vista, la neuropatia... en fin todo comenzó a los 27, los 33 los termine super mierdita, con un amargo sabor en lo personal, tengo esa neurona que siempre me dice que todo lo que hago lo pude haber echo mejor, creo que es prima hermana de mi neurona emo que también me odia un poco.

Intente dejar hábitos que en el fondo creo que no son buenos pero siento que me definen y por ello no resulto como quería, ando presionada un poco por los pinches hijos, que sonara estúpido porque eso lo tengo super definido desde los 18 años, solo que siento que todo mi entorno me grita que tenga uno, que sera lo mejor para asentar este caos que llamo vida y me están volviendo un poco loca.

Así que los 34 quiero que sea la edad donde acepte las cosas como son, mande al diablo a mis neuronas locas y enfoque mi caótica vida... y no se tal vez deje de odiar un poco el vivir... todo puede pasar.
Publicar un comentario