martes, 30 de agosto de 2016

Hace cuatro años

Ya han pasado cuatro años, cuatro años sin su blanca cabeza de algodón y sus comentarios a mi soltería. Mi abue ya no está físicamente pero su recuerdo aún está pendiente de que chingaos andamos haciendo.

Este fin de semana fui al pueblo de Yobain, Yucatan, un pueblo cerca de Mérida donde vivía mi abue. Ahí se acostumbra que después de 4 o 5 años el cuerpo sea exhumado, limpiado sus huesos y guardados en una caja de metal.

Debo decir que yo fui con ciertas reservas, claro yo iba a tomar fotos, porque que soy la rara de la familia y ya todos sabían que estaría en primera fila; sin embargo, yo me preguntaba si todo sería tan fácil. No le temo a la muerte, ni me da miedo los cementerios; sin embargo, no sabía cómo iba a reaccionar ante los restos de un ser querido, no es lo mismo los huesitos de mi abuelo, a quien tuve el gusto de conocer el día de su entierro cuando yo tenía 4 meses, que los huesitos de mi abuela, a quien conocí en vida, la abuela con la que más conviví y de la que tengo más recuerdos.

Pero fue más nostalgia que otra cosa, mi abue tan chiquita, con el cabello rojo, cabe mencionar que su cabello era blanco, pero cuando abrieron la tumba estaba rojo, suponemos que, por la filtración de la tierra, etc, ect.  Pero mi padre dijo algo muy lindo que todos sonrieron con nostalgia: “mira a Lupita, era tan coqueta que hasta se pintó el cabello para recibirnos”. Mi abue era coquetona, siempre bien arreglada y perfumada, cuando enfermo no quiso regresar al pueblo para que nadie la viera así.

Sacaron su cuerpo de la tumba y lo extendieron en el suelo para comenzar con la limpieza de los huesos, cada hueso fue limpiado, cada uña fielmente buscada y resguardada en su caja de metal, la cabeza quedo envuelta en la sábana con todos los huesos y fue trasladada al nicho familiar. Ahora los restos de mi abuela descansan junto a mi abuelo, como deseaba.

Tengo foto de todo el proceso, sin embargo, mi madre me hiso prometer que nada andaría en internet. Así que, por respeto a ella, esta entrada no tendrá imágenes.

Publicar un comentario