domingo, 11 de septiembre de 2016

Soltera hasta que se me demuestre lo contrario

Durante el fin de semana que fui al pueblo de mi abuela hubo visita a la parentela, independiente de mis tíos que viven en Mérida y llegaron para la exhumación, en el pueblo mis padres pasaban a saludar a la gente. Yo voy en calidad de bulto, voy para dar la vuelta pero pues no los conozco ni tengo nada que decirles :p

Pero claro, como ellos tampoco tienen nada que decirme, usan la misma pregunta que aplica la gente en general, así que en todas las visitas en algún punto de la conversación llegábamos a esto:
Parentela en turno: ¿Y tú, estas casada?
Yop: Soy soltera hasta que se me demuestre lo contrario
Mi sacrosanta madre: ¿y tú amigo X? ¿Qué?–cambio el nombre por el bien de mi salud mental-
Yop: Es mi amigo, a-m-i-g-o  – hecho mirada asesina a mi madre, pero a ella se le resbala -
Parentela en turno: Es que ahora así dicen- me ponen mirada de complicidad-
Yop: Sonrió y respiro - es una batalla que no ganare-.
Y así, me pasaba en todos lados. A estas alturas de la vida, no me queda más que respirar y sonreír. Tengo 36 años y no tengo marido ni novio, soy un bicho raro que debe ser enfrascado y analizado para determinar si soy una plaga o solo alguien con nula capacidad para emparejarse.

De momento mi relación más estable es con mi cuenta de Netflix, sin embargo les dije a mis amigos que hagan una quiniela a ver quién logra conseguirme una pareja XD
Publicar un comentario