domingo, 18 de septiembre de 2016

Cosillas randón

La culpa

La culpa, estaba analizando con mi padre que no tenemos autocontrol, que por más gordos y jodidos que nos pongamos no logramos medirnos al tragar, en eso mi padre dijo que mi hermano si sabe controlarse - él es el miembro no gordo de la familia-, no diría sano porque también tiene sus culpitas como tomar mucho café y no tomar sus vitaminas como Cthulhu manda. Sin embargo come más sano y va 6 veces por semana al gym. 

Ahhh pero le decía a mi padre que la diferencia entre mi hermano y nosotros es LA CULPA, así es, mi hermano siente culpa cuando come mucho o come fritangas, por ello se mide y hace ejercicio. 

Maldita culpa por que me abandonas, porque no acudes a mí al momento de zamparme el pozolazo o un chocolate… en fin.

Lo reconozco

Reconozco que no solo en la comida mi autocontrol es nula, a veces digo basta ya, hay que muera el asunto y pasan unas semanitas, a veces un par de meses y cuando me doy cuenta hay toy de besucona otra vez. 

No es que adore las relaciones sin compromiso, solo que no tengo habilidades sociales que me ayuden a formar una relación,  la carne es débil y maldita sea… lo hace muy bien.

Google Play Music

He decidido pagar el plan familiar de Google Play Music, básicamente porque por $150 pesos puedo tener música y YouTube. Mi padre usa su table para buscar música en YouTube pero luego tiene cortes y publicidad. 

Yo probé Spotify por 2 meses y debo decir que esta mas chido – pa que les miento- lo ame con pasión, pero eso sería solo para mí y solo música por $99 pesos al mes. Con Google pagaría un poco más pero mi padre podrá ver todos sus videos oaxaqueños sin anuncios, tener música y videos offline y poder compartirlo con mi hermano. 

Torta de chilaquiles

En la oficina invitaron tortas de chilaquiles, jamás las había probado y no es algo que me den ganas de comer. Pero como era virginal en esos menesteres de meter carbohidratos dentro de un bolillo pos me compraron uno. 

No sabe mal, la consistencia es como comer chicharron en salsa verde; eso sí, con uno quedas bien llena pa todo el día, así que es una comida rendidora para los Godínez sin dinero como yo. 

No lo volveré a comer, porque no es algo que mi cerebro considere sabroso y no hablemos de lo que eso hace a mi diabetes y gordura :/


Asi van las cosas por este lado del plano existencial
Publicar un comentario