domingo, 9 de octubre de 2016

Los psicópatas poetas

Un sábado por la tarde andaba en mi depa tirando arta hueva y pensando cual fue el último libro que leí completo… no me acuerdo, hace aproximadamente 4 meses que se murió mi inspiración para leer, he empezado varios libros, pero no me enganchaba e iba acumulando cachitos de cada uno. Así que básicamente necesito acabar de leer:

  • Cuando Frankenstein leyó el quijote
  • El libro de los Baltimore
  • La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina


Y son buenos libros, de autores que ya he leído y me han gustado sin embargo los agarro en el momento menos indicado y ya pasa a la lista negra.

Por ello ese día me dije, busca algo corto, que, aunque apeste puedas acabar y termina con esta racha de lecturas inconclusas, así que me apañe Los psicópatas poetas de Rafael Ángel Corral Martinez… y lo AME.

Es la recopilación de escritos, poemas-prosas, de personas con problemas mentales que entraron al tratamiento impartido por el Dr. Antinore M. Spender, él cual creía que a través de la poesía se podría entender la mente de estas personas.

El libro en si es muy cortito, si lees sin detenerte lo acabas 30 minutos, pero debo decir que dudo que alguien pueda leer sin detenerse, hay cosas que tu cerebro te pedirá digerir o mínimo te sorprenderá por no ver venir el cierre de algún poema.

Pondré aquí uno:

Responsible Parenthood
Perdóname.
No quise concebirte.
No quise tenerte,
ni tomarte,
y no estaré aquí
cuando llegues por fin
a boquear nuestro aire industrial.
Siento que hayas venido.
Siento que estés aquí.
Pero no es culpa mía,
no es culpa mía,
y tú,
tú,
tú,
si verdaderamente quisieras,
podrías horcarte
con el cordón umbilicl
en un gesto hábil
pleno de razón
¿Por qué respiras?
¿Por qué respiras?
Yo no te obligo a respirar,
Yo no te obligo a respirar.
Muérete,
Muérete y libérate,
muérete y libérate,
y libérame a mí.

Los resultados de esta terapia no se concluyeron, básicamente porque el doc. y los pacientes murieron en un incendio…. No les diré más, léanlo y ámenlo como lo ame

Publicar un comentario