jueves, 22 de diciembre de 2016

Pleititos en la era digital

He tenido algunos “problemas” con un amigo, pongo comillas porque los problemas son los típicos pleititos donde uno está demasiado ocupado para discutir, pero él no decir nada hace que parezca un enorme problema.

El asunto es que, con la vida, y principalmente las prioridades que uno le da a ellas, no somos compatibles. Súmenle que básicamente los dos tenemos ovarios, pues nos sale lo dignas y no nos entendemos.

Hasta ahí uno diría, meh, lo típico de amigos... se pelean, cada quien hace sus cosas y ya platicaran cuando tengan algo interesante de que hablar… pero no jóvenes, eso ya no existe. Ahora la gente extiende sus explosiones a las redes sociales.

El primer pleitito, termino con yo borrada de su WhatsApp, lo cual sería un duro golpe si me hubiera enterado, pero nop, hasta que me hablo me entere de esto.  Desde entonces las cosas se pusieron raras, terminamos como amigos de nuevo, pero bajo las frases: “me borras del WhatsApp, que mal pedo” y “el mundo no gira alrededor de ti”. Esta última frase salida de mi chula boca en un momento de fastidio.

Pero creí que la cosa estaba más o menos normal, me regreso al WhatsApp, hablamos un poco y ahí la llevamos. Casi ya no platicamos, básicamente por que andamos muy ocupados -al menos de mi lado-, tengo mucho trabajo, un nuevo puesto en puerta y la vida no me alcanza para hacer todo lo que quiero con las pocas ganas que me quedan después de salir de la oficina.

Pero esta semana descubri por accidente que fui borra como amiga de Facebook, no sé cuándo paso, pero pensando en ello creo que debe tener más de una semana. 

Me sorprendió el no darme cuenta, la verdad creí que no había problemas, y ahora parece que sí; pero debo decir que no me importa mucho. Una de mis voces dijo “anda la princesa está molesta”, otra parte dijo “que raro ¿estará bien?”. Pero hemos hablado por teléfono, así que creo que no hay pedos.
No sé, para mi borrar de redes sociales a la gente o cerrar tus redes sociales me parece innecesario y algo “princesa hormonal”. 

Pero bueno, mis datos de contacto y mis redes sociales están disponibles, cuando alguien quiera hablar ahí ando, si no quieren hablarme pues es básicamente igual, sigo ahí, pero nadie está obligado a hacerme caso.

Publicar un comentario