viernes, 13 de junio de 2014

Un mes

Pues señores hace un mes que comencé a ir al gym; calma, calma no se me emocionen que no me estoy poniendo más sabrosa ni nada de eso, seguimos siendo la gorda mórbida de siempre.

Asegún por mi metabolismo, la insulina, y algunas pastillas pues el bajar de peso es algo muy complicado para mi chula persona, durante este mes de tortura, sudor y sangre solo he bajado 1 kilo.

Pero bueno eso es irrelevante, el focus por el cual voy de lunes a sábado después del trabajo es para mejorar mi azúcar, y déjenme decirles que eso lo logre en la primera semana. Una semana sudando las lonjas frente a una bola de mamados y flacos que van al gym ha conseguido que mis niveles bajen la mitad.

Durante este mes solo sabían mi hermano, y mis amigos anuar y nacho. Quería ver si podría ser constante antes de que todos empiecen a estar chingandome con él “y cómo vas”… que es una respuesta súper obvia si mis lonjas están en el mismo lugar de siempre XD

Al gym que voy, la neta, es súper piojito, pero me negué a pagar 900 pesos al mes para que un tipo me haga escupir el alma por hora y media; si puedo lograr la misma tortura por mucho menos de la mitad.

Además mi entrenador es buena onda, sabe que soy una inútil así que me dice exactamente que hacer todo el tiempo. El primer día me vio, inspecciono de pies a cabeza y me dijo “bienes para bajar de peso”… y yo pensé  “No mames, al menos sé que los ojos si le sirven a este wey”.

Me hiso mi rutinita a base de cardio, aparatos de tortura y pendejadas así. No sufro por los resultados físicos, mi azúcar va genial e ir después del trabajo hace que me desestérese lo suficiente para seguir sin matar a nadie.

Esperemos continuar…que la desidia y el fastidio a la vida no me dominen y logre hacer de esto un habito.
Publicar un comentario