domingo, 3 de mayo de 2015

Una muerte muy personal

Yo soy muy apegada a mi núcleo familiar, mi madre, mi padre y mi hermano; mataría por ellos, sin embargo no soy apegada al resto de la familia y no es que me caigan mal, simplemente nunca existió una unión fuerte entre nosotros.

Cuando era niña no jugaba con mis primos y miren que tengo un chingo aquí en Cancún y un madrero mas en Mérida. Pero siempre fuimos considerados los hijos muy cerios del Tío Héctor. Creo que ellos confundían mi nula capacidad de ser sociable con mamonería. Con el tiempo crecimos y vivimos así, como los hijos raros de los tíos buena onda.

Pero a pesar de ello, una respeta a la familia y sin estar apegada las perdidas siempre duelen y el pasado viernes murió mi prima Alicia.

Su muerte se volvió algo muy personal porque ella perdió la lucha contra la diabetes, deterioro tanto su cuerpo que simplemente ya no pudo más. Era mucho más joven que yo y creo que merecía un poco más de tiempo pero bueno así son las cosas, la gente se va y ya nada se puede hacer.

Ella mandaba mensajes a mi madre y platicaban por whatsapp, y la verdad no creí que estuviera tan mal, cuantas veces asumimos que un mensaje es más que suficiente para saber que alguien está bien. 

Yo me la pase sola ese día, mis padres estaban ayudando con los preparativos y yo avise a las personas con las que tenía planes que todo estaría cancelado. Tal vez debí decirle a alguien que viniera, tal vez debí platicar con alguien, pero no soy buena con las emociones y si no me las puedo explicar a mi misma como se las explicaría a alguien más.

Esta muerte no solo se lleva a mi prima, sino que hace real el futuro que tarde o temprano  está escrito en el destino de mi padre y el mío. Que el mío como sea no me importa, pero mi padre es otra cosa.

Y yo sé que me espera un largo sermón de mi hermano tratando de que haga conciencia y escuchar cantaletas de amigos y conocidos - uf ya me estoy mentalizando-  pero esta muerte es personal, mi cabeza sabe que debe ser analizada a conciencia, mis emociones ya están controladas así que todo está bien, las cosas hay que analizarlas no llorarlas.

Os jurito que si estoy haciendo conciencia y el hecho de que yo no llore no significa que no me duela.

Publicar un comentario