jueves, 3 de septiembre de 2015

Clases de ingles

Como ustedes sabrán soy una chulada de mujer, no solo chula, también inteligente, lista y simpática... bueno lo soy por ratos... bueno solo en mi cabeza y por ratos muy cortos pero lo soy.

Pero esta chulada de ñora es una perfecta imbécil para el inglés, tengo tantos putos traumas generados por mis largos años de intentar aprender que no puedo. Y  eso no sería un problema si no tuviera el putisimo detalle de que mi trabajo es en inglés, mis juntas son en inglés, mis correos son en inglés... mi feje es Ingles -no sé de qué parte de Inglaterra, ya no me acuerdo-.

Se preguntaran  como he sobrevivido 6 años trabajando ahí; muy fácil, como dice el primer párrafo de esta entrada, soy lista. Entiendo lo que me dicen, lo escribo de la mierda pero me entienden; tengo apoyo y cuando debo escribir algo súper importante tengo gente que me echa la mano y revisa lo que escribo antes de enviarlo por aquello de que la esté cagando con la gramática.

Pero bueno, resulta que esta semana en el trabajo rifaron un mes gratis de curso de inglés y fui una feliz ganadora. Feliz a medias, en verdad odio el inglés, me deprime horrible y por más que intento cambiar mi mentalidad no logro superarlo.

Hoy fue mi primera clase y entrar a esas 4 paredes rodeadas de recortes con frases en ingles mientras una tipa que parece que tomo un chingo de bebidas energéticas me presenta a una bola de desconocidos me mata. En la clase no soy la más grande, hay alguien mucho más ñora que yo y chavitos que van desde los tímidos hasta los extrovertidos mete relajo; pero no tienen idea de cómo una sola clase de inglés ha despertado  todas mis inseguridades.

Hoy me quiero menos de lo normal, me siento la más tonta y estúpida del mundo; las clases de inglés despiertan  a esa gorda insegura y auto marginada que fui en la secundaria.

No importa lo que pueda hacer, no importa cuánto he logrado ni lo que soy, en cuento entro a una clase de inglés no valgo nada.

Le comentaba a mis compañeros del H. depto. De Proyectos al que pertenezco, que más que clases de inglés necesito unas clases que me quiten el puto reboso que se me enreda en el cuello y me impide hablar. Siento tanta vergüenza y miedo de pronunciarlo mal que mi niña insegura sale a flote y noquea a la ñora que soy ahora y ya no hablo.

Suena  estúpido pero así es. En calidad de mientras veamos que logramos este mes... o aprendo inglés o me vuelvo emo de tanta depresión.

Cthulhu ilumíname!
Publicar un comentario