lunes, 18 de enero de 2016

La perspectiva de la felicidad.

Cuando uno es joven imagina su futuro y estipula una serie de objetivos a los que llama felicidad. Pero la vida no es algo que uno pueda controlar al 100% y se llega al futuro y se es feliz; sin embargo la felicidad que se tiene no es la facilidad que se había pensado; y no es que no sea feliz, es simplemente una felicidad diferente, y eso puedo asustar, porque en el fondo del alma puede estar ese gusanito diciendo que no hicimos lo que planeamos y para muchos ese gusanito puede crecer hasta atormentar el espíritu.

También existen personas que por cuestiones del destino se han perdido etapas de sus vidas, como las madres adolescentes que antes de tener edad legal para ir a una disco ya están cambiando pañales. Luego, cuando la responsabilidad ha pasado, queda el vacío de lo no vivido y la desesperación por recuperar los años perdidos. Es en ese momento donde el desfase de la  vida llega; se tienen treinta y se añora los veinte y se lucha por vivirlos para que cuando los treinta pasen se añoren y se pasa la vida tratando de vivir lo perdido y olvidando el ahora y las experiencias que se obtienen de ella.

Y no olvidemos la presión social, donde el entorno en el que se vive determina que y como se debe vivir cada etapa de la vida para considerarla feliz. A los treinta ya se debe tener una casa, un carro, una esposa y un hijo para que tu vida tenga sentido y depende del nivel de presión que se tiene se puede llegar a creer que la felicidad es solo cumplir esas metas.

Existente tanto que puede hacer dudar la felicidad propia, que por más que uno diga "me gusta como estoy en este tiempo y este espacio" hay comentarios que te dan ganas de darle un zape a la gente XD. Me justa mi vida tengo una familia hermosa, un bello departamento, amigos chidos, un buen trabajo…. Y la semana pasada una prima de mi madre que ni conozco dijo en voz tan alta -yo estaba en el segundo piso y escuche perfectamente- que pondrá a San Antonio de cabeza a ver si así me caso. Ternura de señora, la perspectiva de su felicidad dice que debería estar casada.

Sé que mi vida no es perfecta, pero es feliz y esa felicidad basta para mí.

Publicar un comentario