jueves, 21 de enero de 2016

Ofrendas de paz

Como comente en una entrada anterior, tuve mi momento nena. No estoy orgullosa, de hecho, odio mis momentos nena, es ser vulnerable y estúpida.

Pero bueno, ayer me visito mi amigo con quien tuve un momento nena y sus palabras me lastimaron. El llego a casa con una botella de vino y 2 botes de helado; yo hice para la comida salpicón de chicharrón.

Después de comer y estar un rato en la sala cada quien haciendo sus cosas en internet, mi amigo volteo y dijo:

BBF: ¿Entonces?... ¿estamos bien?
Yop: Sip, estamos bien
BBF: Vas a olvidar eso de darme… -no le di chance de terminar la frase-
Yop: Me siento un poco culpable por ponerme nena, por eso cocinamos tu comida favorita, para disculparme. Tú me das helado, yo salpicón. Hemos aceptado las ofrendas de paz. Estamos bien.

Si hay algo en común en todas nuestras peleas, es que él dice algo que me lastima, yo me pongo digna y siempre termino diciendo que le devolveré su laptop o se la pagare. Luego él dice que es un regalo de corazón y que no lo aceptara.

Ahora estamos en paz, como buenos gordos que somos; las ofrendas de paz han sido aceptadas y tan amigos como siempre.

A ver cuánto nos dura esta ves XD

Publicar un comentario