domingo, 19 de octubre de 2014

Custodia compartida

Esta historia tiene 3 partes y comienza con mi amigo Jaime, una prostituta y yo.

Parte 1
Estábamos en un bar de mala muerta y mi amigo regresaba del baño, me comenta que una de las chicas que trabajaban ahí y que lo conocía le estaba pidiendo que le invite un trago, él dijo que no, que estaba acompañado.

Más tarde llego una chica a la mesa y le pidió un trago, yo andaba papando moscas y ni cuenta me di, en eso mi amigo le dice “pídele permiso a mi esposa” y me señala… él dice que mi cara se puso blanca y a huevo que si, así sin avisar había adquirido marido, luego me miro y me digo “en la madre no solo tengo marido también estoy embarazada”… pero nel, solo se me había olvidado que estoy gorda… maldito alcohol ehehehe.

En fin, de todos modos esa noche era como una esposa ya que mi amigo me dio sus llaves, su cartera y su cel por aquello de que alguna exuberante bailarina lo quisiera bolsear.

Y desde ese día se convirtió en mi esposo de mentiritas y a veces bromeamos al respecto.

Parte 2
Mi amigo Jaime es el camarada que me presta su laptop desde que supo que mi pocha pasó a mejor vida. El descansa los días martes y miércoles y yo descanso los fines de semana; es por ello que los viernes me pregunta si no quiero su lap para que haga mis cosas los fines de semana y los lunes en la noche pasa por ella para que la utilice en su descanso. 

Debo decir que a mí me da penita, porque no me gusta abusar de la amabilidad de la gente; entonces como agradecimiento procuro invitar a comer a mí amigo cuando viene por su lap – tradición de mi casa de agradecer las cosas con comida – Así que le pregunto que le gustaría comer y ese día hacemos eso en casa.

Parte 3
La semana pasada me mensajeo y me dijo que se ira a Cozumel los días de su descanso, que no usaría su máquina toda la semana y que si la quería. Al principio dije que no porque ya la había tenido casi 2 semanas y pues la penilla de abusar de su amabilidad me estaba molestando. Pero insistió – tampoco puse mucha resistencia – y acordamos que me la daría.

Y mientras acordábamos cuando pasaría a la casa a dejármelo me di cuenta de algo; mi amigo no es mi esposo de mentiritas… es mi Ex esposo de mentiritas y compartimos la custodia de su lap.

Y así es señores, soy madre de un hijo no nato llamado HP Pavilion y tengo un ex esposo con quien comparto la custodia.

Ohhh recuerdos de la época en la que pensé que jamás tendría hijos XD
Publicar un comentario