jueves, 29 de enero de 2015

Permiso para ilusionarme

Muchas veces existen pequeñas cosas en mi vida que son un atisbo de algo que está creciendo, la mayoría de las veces algo bueno, pero con mi forma tan mierda y negativa de ser rara vez me permito ilusionarme.

Soy malísima aceptando cumplidos y palmaditas en la espalda, y yo sé que todo es culpa de mi vocecilla emo que vive en mi cabeza y que no permite que me olvide que soy una horrible persona.

He recibido elogios con mi trabajo (hasta un premiecillo por ahí como empleada del año) pero cuando me lo dicen mi cabeza solo piensa “anda, hay va el speech motiva empleado que hueva”, he tenido relacioncillas donde cada beso lo sentí tan falso y cuando terminamos me di cuenta que eran más verdaderos de lo que podía imaginar y a veces creo que no soy una amiga chida, sino más bien de esas que solo molestan.

Pero bueno, el punto es que sí, la vida es dura y una mierda todo el tiempo pero he decidió ilusionarme un poquito, aceptar que las cosas positivas que dicen de mi pueden ser ciertas, a lo mejor si soy buena en mi trabajo, si les importo a las personas que me importan y si puedo tener un futuro más detallado.

Y es que cuando pienso en mi futuro siempre digo “yo solo quiero morir en una tina de baño cortándome las venas, así, súper artística la cosa”; y si está bien que desee escoger mi muerte y no que me llegue así a lo pendejo pero debo ver un poco más cerca e ilusionarme por lo que pasara de aquí hasta que me compre una tina de baño.

Así que a ilusionarse por mi nuevo depa, por el nuevo puesto que tendré, por ver a mis amigos, por cada beso dado y recibido… bueno ya, que tampoco creo estar diseñada para tanto positivismo – ya me dio escalofrió este párrafo tan mamoncillamente positivo -. XD

Publicar un comentario